Reflexología Neuromuscular

La reflexología neuromuscular se encuentra dentro del amplio abanico de las disciplinas blandas, consistentes en una técnica de valoración y tratamientos no invasivos como alternativa a los problemas y dolencias del sistema muscular. 

La reflexología neuromuscular  es una disciplina cuya máxima reside en la visión holística del cuerpo humano, entendiendo este como una unidad y no como un conjunto independiente de órganos y estructuras.

A este concepto se suma la aplicación de la homeostasis, es decir, la propiedad de los organismos vivos para mantener una condición estable compensando los intercambios internos y externos (metabolismo). 

Con estos antecedentes, encontramos en la reflexología neuromuscular un instrumento dedicado a preservar todas las funciones orgánicas en su perfecta actividad de relación entre el sistema nervioso y sistema muscular. 

¿Para quién está indicada la reflexología neuromuscular ?

Gracias al concepto holístico de la reflexología neuromuscular (que entiende el cuerpo como un todo), su uso está recomendado para una amplia variedad de trastornos y alteraciones orgánicas:

  • Osteo-articulares y músculo-esqueléticas: esguinces, contracturas, tendinitis, radiculopatías (pérdida de sensibilidad), dolencias fruto de dismetrías estructurales (miembros de distintas longitudes), etcétera.
  • Pre y Postoperatorios del sistema músculo-esquelético.
  • Trastorno del sueño, fatiga, vértigos, cansancio generalizado, estrés, ansiedad, angustia.
  • Obstetricia.

Beneficios de la reflexología neuromuscular

El mayor beneficio que presenta la reflexología neuromuscular, consiste en analizar el posible origen del desorden y estudiar la evolución para alcanzar el estado de bienestar.

Contraindicaciones de la reflexología neuromuscular

Debido a su carácter no invasivo, el uso de la reflexología neuromuscular carece de contraindicaciones, salvo las propias de cualquier otra técnica terapéutica.