Reflexología Neuromuscular

La reflexología neuromuscular es una técnica manual empleada para aliviar numerosas dolencias mediante la búsqueda de la recuperación del equilibrio orgánico. Conoce sus aplicaciones, beneficios y técnicas.

La reflexología neuromuscular se encuentra enclavada dentro del amplio abanico de las disciplinas complementarias, consistentes en unas técnicas manuales y tratamientos no invasivos como alternativa a los problemas y dolencias del sistema muscular y la salud, reduciendo la aplicación de métodos farmacológicos para su tratamiento.

La reflexología neuromuscular  es una disciplina cuya máxima reside en la visión holística del cuerpo humano, entendiendo este como una unidad, y no como un conjunto independiente de órganos y estructuras. Partiendo de esta premisa, los tratamientos de  reflexología neuromuscular  se encaminan al alivio de la dolencia a través de la recuperación del equilibrio orgánico general, más que el alivio analítico del foco del dolor.

A este concepto se suma la aplicación de la homeostasis, es decir, la propiedad de los organismos vivos para mantener una condición estable compensando los intercambios internos y externos (metabolismo), como por ejemplo la autorregulación de la temperatura o de los niveles corporales de pH.

Con estos antecedentes, encontramos en la reflexología neuromuscular un instrumento dedicado a preservar todas las funciones orgánicas en su perfecta actividad del sistema nervioso, vascular, linfático y muy en particular el sistema muscular (músculos, tendones, ligamentos, así como vasos sanguíneos y linfáticos de la propia lesión).

¿Para quién está indicada la reflexología neuromuscular ?

Gracias al concepto holístico de la reflexología neuromuscular (que entiende el cuerpo como un todo), su uso está recomendado para una amplia variedad de trastornos y alteraciones orgánicas:

  • Osteo-articulares y músculo-esqueléticas: esguinces, contracturas, tendinitis, radiculopatías (pérdida de sensibilidad), dolencias fruto de dismetrías estructurales (miembros de distintas longitudes), etcétera.
  • Pre y Postoperatorios del sistema músculo-esquelético.
  • Trastorno del sueño, fatiga, vértigos, cansancio generalizado, estrés, ansiedad, etcétera.
  • Obstetricia.

Beneficios de la reflexología neuromuscular

El mayor beneficio que presenta la reflexología neuromuscular frente a otras terapias manuales es el principio de ‘mínima intervención’. Al contrario de las directrices y patrones de actuación de las terapias normalizadas, la medicina reflexológica no busca la intrusión directa en una dolencia para erradicarla, sino que analiza el posible origen y estudia la evolución. Con esta información el profesional puede paliar la dolencia eliminando la causa que la origina, sin técnicas tan invasivas o agresivas (fármacos, aplicación de aparatología fisioterapéutica, etcétera), fomentando así la capacidad de autocuración del organismo.

Y es que, está demostrada –ante ciertos problemas–, la facultad que posee el cuerpo humano de regenerarse, de auto sanarse, de adaptarse a los mecanismos de la lesión y a las agresiones externas: los seres humanos son capaces por sí mismos de cicatrizar sus heridas, cerrar ulceraciones, soldar fracturas óseas, recubrir objetos extraños con tejido fibrótico…; la reflexología neuromuscular, sencillamente, ayuda con su técnica a mantener esta virtud.    

Contraindicaciones de la reflexología neuromuscular

Debido a su carácter no invasivo, el uso de la reflexología neuromuscular carece de contraindicaciones, salvo las propias de cualquier otra técnica terapéutica: (degeneración articular, artrosis avanzada, alteraciones neurológicas o hematológicas diversas, etcétera).
La reflexología neuromuscular no pretende ser la panacea de los tratamientos, ni tampoco sustituir a la medicina moderna erigiéndose como la solución a todos los males del cuerpo humano.

Un reflexólogo neuromuscular profesional conoce sus limitaciones y las lesiones que es capaz de tratar, evitando incurrir en extralimitaciones del tipo “eso lo puedo solucionar yo”. Cuando el usuario acude a una consulta de reflexología neuromuscular aquejado de un dolor, el profesional debe comenzar siempre con la misma pregunta: ¿Qué le ha dicho el médico sobre ese dolor?

Solicitar más información